PAPELES ARTESANALES POR EL MUNDO

Papeles artesanales de distintas fibras y texturas
de Martine Gautier
Llamamos "papeles artesanales" a aquellos que no se hacen por completo con máquinas industriales. Es decir, tanto es un papel artesanal el que se hace a mano, como el que usa algunas máquinas o herramientas no eléctricas durante su fabricación (por ejemplo, el mazo de un molino papelero, que es impulsado por el agua). Por esta característica "semimanual", se trata de un papel con poco impacto medioambiental, pero también poca producción. Es por ello que estamos ante papeles caros, pero en muchos casos de gran calidad, que se usan, sobre todo, en técnicas de grabado, restauración o encuadernación, y en ediciones especiales.

LA HISTORIA DEL LIBRO DE RECUERDOS O SCRAPBOOKING: EL ÁLBUM DE FOTOS Y EL ÁLBUM DE RECORTES

Ahora que todo el mundo recopila sus recuerdos, ya sea en fotos en la red con orejas de gato, o en álbumes de scrapbooking llenos de flores, pegatinas y papeles varios, es bueno echar la vista atrás para saber de dónde viene toda esta locura por la recopilación de la memoria. Como suele ocurrir, lo que creemos que es una moda extraña y moderna, no es más que otra forma en que se muestran los curiosos hábitos humanos. Entre ellos está el de intentar agarrar el tiempo recopilando pequeños trozos de nuestro entorno. Ya los griegos del primer siglo D.C. tenían los "koinoi topoi", donde recopilaban tópicos de carácter general. En vez de un álbum de recuerdos, sería un álbum de ideas filosóficas: el comienzo de la locura.

LAS ENCUADERNACIONES EN PERGAMINO

Maqueta de encuadernación de cartera,
con cierre de botón,
refuerzos en tiras y decoraciones de lacerías
Las encuadernaciones en pergamino forman un subgrupo particular dentro de las encuadernaciones en piel, ya que las características especiales del pergamino (una piel encalada y raspada para dejar sólo la dermis) afectan a la estructura de la encuadernación donde se utiliza.
El pergamino fue uno de los materiales más frecuentes para hacer las hojas de los libros durante la época de los manuscritos, pero también se utilizó para hacer sus tapas. En realidad, sólo denominamos como "encuadernaciones de pergamino" aquellas que tienen este material en sus tapas, y no formando las hojas. De ahí que podamos encontrar encuadernaciones de pergamino formadas con hojas de papel, y manuscritos escritos sobre pergamino pero cubiertos con madera u otras pieles finas (en cuyo caso, no serán encuadernaciones en pergamino).

CÓMO ERAN LOS LIBROS AMERICANOS PREHISPÁNICOS

Códice Madrid, en formato biombo
Con la llegada de los españoles a América a finales del s. XV, se produjo, por una parte, una mezcla de culturas que dio otro mundo diferente, enriquecedor y diverso y, por otro lado, un intento de destruir las culturas americanas preexistentes por creerlas procedentes del demonio. En esto, los españoles, cristianos devotos que veían a los americanos como adoradores del diablo, fueron implacables. Uno de los bienes culturales que más sufrió esta persecución fue el libro. Ya había habido destrucciones previas a las llegadas de los españoles, ya que las distintas culturas americanas tampoco se respetaron demasiado en este sentido, pero nada comparado con la casi aniquilación de libros que se produjo por los "bienpensantes" religiosos españoles que creían estar "salvando" a los salvajes de la condenación eterna gracias a quemar sus libros demoníacos (dice el refrán: "líbrame de las aguas mansas, que de las bravas me libro yo").

LOS COSIDOS EN PLANO O DESDE EL FRENTE

Encuadernación con escartivanas y cosido "paso de toro"
El cosido en plano (stab sewn, stabbed binding, oversewing) es aquel que atraviesa las hojas de una cara a la otra (en contraste con el cosido desde el pliegue de los cuadernillos). Hoy en día está de moda por el auge de los cosidos japoneses, pero hay unas cuantas estructuras más que utilizan esta forma de coser, muchas veces más rápida y sencilla que los cosidos desde el lomo del pliegue. Vamos a descubrir los estilos que existen, sus pros y sus contras.

LOS ADHESIVOS EN ENCUADERNACIÓN

Encuadernación hecha con cintas washi,
en el curso online de
Encudernaciones sencillas para artistas
Parece que los adhesivos son un tema menor en encuadernación, y yo no lo creo así. Los que trabajamos con los libros nos pasamos una gran parte del tiempo pegando algo. Para ello debemos conocer los adhesivos con los que contamos y con qué materiales los vamos a usar. Por ejemplo, cuando veas que me refiero a un adhesivo como "reversible" y con "PH neutro", significa que sigue estándares de restauración, donde el producto adherente no tiene que acabar pasando acidez al material que se va a pegar, y este material se tiene que poder quitar, si es necesario, en un futuro. Esto interesa a un restaurador y debería importar a un encuadernador, dependiendo del tipo de libro que vaya a encuadernar. También hay que tener en cuenta que voy a tratar de muchos productos con su nombre genérico, pero también de marcas que tienen una fórmula específica. Como estas marcas no están disponibles en todas partes, es mejor que, si no se encuentran, se busque por el nombre genérico del producto, para dar con lo que se distribuye en cada lugar. Así, en vez de buscar la marca "Comet", buscaremos "cola animal preparada", ya que es de lo que se trata en realidad.

LA ENCUADERNACIÓN CON HOJAS QUE SE QUITAN Y SE PONEN (LOS CONECTORES)

Encuadernación con cuerda y pinzas
pequeñas sujetando las hojas
Encuadernación con gomas y muesca
Podemos dividir las encuadernaciones en dos grandes tipos: las que tienen las hojas fijas, y las que tienen hojas removibles, es decir, que se pueden quitar y poner las hojas. En medio, existen los productos que podemos añadir a una encuadernación normal para quitarle y ponerle hojas (mira la entrada que he escrito sobre ello). A estos elementos que sirven para unir hojas yo los denomino "conectores". No suelen estar bien vistos en el mundo de la encuadernación cosida, que menosprecia esta forma "menor" de unir las hojas. Sin embargo, la encuadernación se basa en una "utilidad" de su estructura, por lo que, en muchos casos, tendremos que hacer uso de ellos para conseguir encuadernaciones con hojas de quita y pon. Mi experiencia encuadernando cartas para restaurante es que muchas veces he tenido que hacer uso de ellos.
Hay varios tipos de conectores que nos van a servir para encuadernar, algunos más conocidos que otros. Cada uno tiene sus pros y sus contras, y no todos sirven para lo mismo.

TÉCNICAS Y HERRAMIENTAS PARA PLEGAR, HENDIR Y BORNEAR

Aquí estoy, marcando un hendido con una plegadora
y una plegadera
El trabajo de la encuadernación se basa en ciertos actos que se repiten: medir, plegar, cortar, pegar, golpear. Una gran parte del tiemplo, el encuadernador está doblando algo. Esto no es raro si tenemos en cuenta que se vincula el nacimiento de la encuadernación con el primer momento en que se dobló una hoja para convertirla en un pliego. Básicamente, podemos distinguir distintas formas de doblar el material: el plegado, el hendido y el redondeado (o borneado). Para cada uno de ellos existen técnicas de plegado y herramientas distintas que vamos a ver, en detalle, a continuación..

CARTULINAS, CARTONCILLOS Y CARTONES USADOS EN ENCUADERNACIÓN

Portada entrelazando tiras de cartulina, en el primer volumen
del curso online de Encuadernaciones con escartivanas
Cartulinas, cartoncillos y cartones son tres materiales hechos con pasta de papel, que se distingue de éste sólo por el gramaje. Vamos, por tanto, a clarificar primero los conceptos de gramaje y grosor, que se suelen confundir.El gramaje es la forma que tenemos de medir el peso del metro cuadrado de un papel. Se mide en g/m2, aunque muchas veces sólo vemos puesto g (por simplificar, aunque está mal). Un papel de 90 g/m2 quiere decir que un metro cuadrado del papel pesa 90 gramos. El grosor, en cambio, es la distancia entre las dos caras del material. Se mide con un micrómetro (o medidor de espesores), y nos da una distancia en milímetros. Por tanto, con un micrómetro nunca sabremos el gramaje de un material celulósico, ya que un papel con poco gramaje puede tener más espesor que otro con más gramaje. Si queremos calcular el gramaje, tendríamos que pesar un trozo. Por último, tenemos la "mano", que es el volumen del papel, donde el volumen es igual al grosor dividido por el gramaje (y que se mide por cm3/g). Un papel con más "mano", significará lo mismo que decir que tiene más volumen.

LAS ESCARTIVANAS: PLEGADO Y ESTRUCTURA EN EL LIBRO

Ejemplo de encuadernación con escartivana continua, en el
segundo volumen del curso online de escartivanas
Es curioso cómo, en un mundo tan antiguo como el de la encuadernación, muchos conceptos no están aún definidos ni estudiados. Éste es el caso de las escartivanas (o "cartivanas" u "ongletes"), sobre las que no he encontrado ni una sola investigación(en profundidad) al respecto. Por tanto, todo lo que vas a leer a continuación es mi punto de vista y puede que contradiga las opiniones de otros. Es normal. Al no existir una normativa o unas reglas previas en las que basarse, en cada lugar o taller, cada persona ha ido asimilando su propio concepto de escartivana. Yo, aquí, propongo el mío, pero basándolo en el estudio del sentido del concepto en varios idiomas y en la investigación de las estructuras que se se esconden bajo dicha denominación.