FORMAS DE CORTAR (REFILAR) LOS CUADERNILLOS PARA ENCUADERNAR

Uno de los pasos importantes que hay que dar durante la encuadernación de un libro es dejar las esquinas de sus cuadernillos formando un ángulo recto. A esto se denomina "escuadrar". Podemos escuadrar los cuadernillos antes o después de coser el cuerpo del libro. O en ambos casos. Además de escuadrados, todos los cuadernillos deberían estar cortados a la misma medida, dejando un corte plano. A esto se le denomina "refilar" o "guillotinar" una encuadernación.Vamos a ver cómo se hace cada una de estas acciones y de qué herramientas nos podemos ayudar para que el corte nos quede perfecto.


ESCUADRAR LOS CUADERNILLOS POR SEPARADO
Tras plegar los pliegos, embuchar unos cuantos dentro de otros, para formar los cuadernillos, y prensarlos.los podemos cortar a una medida en concreto. La forma más correcta de hacerlo es usar una cizalla.

- Con cizalla
Aquí puedes ver un vídeo de cómo corto un cuadernillo (no se ve mucho porque no encontré cómo colocar la cámara para que enfocara bien la cizalla). El orden que sigo siempre es el mismo: coloco la zona plegada sobre la base de la cizalla y corto uno de los lados, luego coloco el lado escuadrado contra la escuadra ( y corto a la medida que quiera), y terminamos colocando la zona plegada sobre la escuadra (y corto el frente a la medida que quiera).

Existen cizallas baratas, que cortan unas pocas hojas juntas. Si vas a encuadernar, no te las recomiendo, ya que puede que no lleguen a cortar ni un pliego, y menos un cartón, algo que suele ser muy necesario en un taller.

- Con escuadra y cúter
Si no tenemos cizalla, no nos queda más remedio que usar una escuadra y un cúter. El resultado es mucho peor, y difícilmente nos va a quedar bien escuadrado. En este enlace puedes ver la explicación de Karintipia de cómo cortan sus cuadernillos con una escuadra que forman con cartón.

ESCUADRAR EL BLOQUE DEL LIBRO (GUILLOTINAR O REFILAR)
Tras coser los cuadernillos juntos y formar el libro, aunque hayamos cortado los cuadernillos en una misma medida, lo más normal es que las hojas se muevan durante el cosido y no queden todas al mismo nivel. Por ello, tras coser el bloque del libro y haberle colocado el pegamento en el lomo (y antes de colocar las cabezadas y la cinta de registro) pasaremos a cortar todo el bloque junto, de nuevo, bien escuadrado (ten en cuenta esto, ya que el libro tendrá una medida más pequeña que el tamaño que el que pusimos a los cuadernillos por separado). Lo que ocurre es que, ahora, el bloque de hojas es ya demasiado grueso para cortarlo con la cizalla. Hay varias maneras de conseguir este corte, unos mejor que otros.
Recuerda que, al igual que antes, lo que nos importa es que el corte sea escuadrado.También es importante que no quede ninguna hoja más pequeña que el resto. Para que esto no te ocurra, lo primero que tienes que hacer es mirar el libro desde un lateral y, con un lápiz, marca a la altura en que se encuentra la hoja que está más metida hacia adentro, en la zona del corte frontal, y a cabeza y a pie. Siempre vas a tener que cortar la hoja un poco más pequeña que esa marca. En este vídeo (de NuestroestudioTV) puedes ver varios tipos de refilado y, además, cómo se busca la hoja que queda más hacia adentro, y se marca para cortar por ahí:


- Con una regla y un cúter.
Con una regla, marcamos las medidas en las que vamos a cortar el papel, escuadrado. Después, coloca una regla sobre las marcas y, sin moverlo, vete pasando un cúter al lado de la regla, cortando, una y otra vez, las hojas que forman el conjunto. Así se ve en este vídeo de Ada cartonnage:
Éste es un estilo fácil de hacer, pero que no da muy buenos resultados, ya que el cuadernillo no queda bien escuadrado, y que, según vamos bajamos con el corte, tendemos a meternos hacia afuera o hacia adentro, no logrando que todo el corte tenga la misma medida.
Aquí puedes ver otro vídeo (de Mónica Colocci), esta vez con un cúter circular:
Una forma más correcta de usarlo es poner encima una plancha con líneas escuadradas, que sujeta todo el cuadernillo y, al mismo tiempo, nos permite ver que quede escuadrado. Así nos lo muestra Helena Lima:


- Con un ingenio
Un ingenio es una máquina que tiene una cuchilla y que va cortando los cuadernillos igual que antes, de hoja en hoja, pero queda mil veces mejor, ya que el libro permanece prensado y escuadrado mientras se realiza el corte. Existen dos tipos de ingenio: el que se coloca en horizontal y el que queda en vertical. En este vídeo (de Encuadernación Mañoso) puedes ver cómo se corta un libro en el ingenio vertical colocado sobre el "burro", o prensa de sacar cajos:

Cada vez que se pasa el aparato, hacia un lado y hacia otro, se va girando un poco una rueda que hace que la cuchilla salga un poco más y, por lo tanto, corte la siguiente hoja del libro. En mi caso tengo un ingenio horizontal. Comienzo cortando la zona del pie, luego la cabeza y termino por el frente. Sigo este orden porque, antes de serrar el libro y de coserlo, he ajustado el cuerpo del libro a la zona de cabeza, es decir, he procurado que los cuadernillos quedasen a la misma altura en esta zona. Por eso es la zona que primero coloco apoyada en la escuadra del ingenio. Lo mismo hago cuando uso una guillotina. El corte del ingenio es el consigue un corte más fino, casi liso, por lo que es el preferido si vas a decorar el corte del libro.
En este vídeo puedes ver cómo funciona el ingenio en horizontal:


- Con una prensa y una cuchilla plana
Si no se tiene un ingenio, otra buena manera de refilar el libro es con una prensa y una cuchilla plana. Es mucho mejor que el estilo con la regla y el cúter porque el libro queda sujeto mientras cortamos (algo que no sucede con la regla), y la cuchilla la apoyamos en el borde de la prensa (lo que también impide que se meta hacia adentro, como nos pasaba con el cúter). Se suele hacer con la "chifla" de la piel, pero también he visto una cuchilla redonda que tiene muy buena pinta.
Aquí puedes ver cómo se hace con la chifla:

Aquí la cuchilla redonda (en este enlace, la página del inventor y cómo se usa):
También podemos usar un bisturí. En el vídeo del ejemplo vemos una encuadernación bizantina, donde los cuadernillos se cortaban a la misma medida de las tapas, de ahí que el libro esté metido, con tapas de madera incluidas, dentro de la prensa:


- Con una guillotina.
La manera más común en la que se refila un libro. Por eso se suele denominar a esta acción como "guillotinar". El corte se realiza desde arriba, semejante a la cizalla. En un solo corte, cortamos todas las hojas al momento, desde arriba. Es un trabajo rápido pero, si vamos a decorar los cortes, hay que tener en cuenta que la guillotina deja marcas, y habría que lijar el corte mucho más que con el ingenio para que nos queda bien.
En este vídeo puedes ver una guillotina pequeña, de mesa, donde podemos observar cómo se coloca el libro sobre la escuadra, que está en el frente (en las guillotinas mayores, la escuadra se coloca hacia atrás, y está oculta por la caja de la cizalla):

Y en este otro vídeo puedes ver cómo trabaja la guillotina, desde un lateral (y sin carcasa, por lo que se puede observar la escuadra posterior):


- Con una sierra de madera
Ésta es la forma más original que he encontrado de refilar un libro, con una sierra para madera, de mesa. El vídeo es de ibookbinding:

Y hasta aquí las formas que conozco de guillotinar un libro. Espero que alguna te sea úti.
¡Saludos desde Asturias!

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por los vídeos, muy instructivos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por la información. Muy completa e ingenioso.
    Yo hago encuadernación por hobby pero creo que con todo lo que he encontrado en este sitio voy a ir al siguiente nivel.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...